«Id también vosotras a mi viña y os daré lo que sea justo», dice el Señor.

En todas nuestras Comunidades se debe respirar un intenso espíritu sobrenatural y de familia, que nos conducirá a convivir con sinceridad y apertura de espíritu; a compartir con alegría la mesa común y los momentos de expansión; a fomentar relaciones interpersonales impregnadas de sana amistad...
A perdonarnos mutuamente con generosidad las ofensas o debilidades; a ayudarnos desinteresadamente en los trabajos...
A consolarnos unas a otras en las pruebas y dificultades y alegrarnos fraternalmente en los triunfos y éxitos de las demás.

Capitulo II; Nº 19 de las Constituciones de las Hermanas de La Presentación de la Virgen María de, Granada.

con-vocaciondelapresentacion
convocaciondelapresentacion@gmail.com

Comentarios

Entradas populares de este blog