Evangelio del Domingo 28º del Tiempo
Ordinario. Ciclo A

Pincha sobre la imagen para acceder al texto del Evangelio
Comentario al Evangelio.

Este domingo Jesús nos invita de nuevo a entrar en la dinámica del Reino, a participar de él, y lo hace comparándolo con un banquete de bodas. 

En el evangelio que hemos leído podemos ver cómo el Señor llama a todos, no excluye a nadie en su invitación a estar junto a él, pero hay algunos que se niegan a acudir.

También nosotros encontramos excusas y pretextos como la de aquel que se va al campo, es decir, sigue en lo suyo, va a lo propio, a lo seguro, permanece en su zona de confort y de seguridad; o podemos ser como el otro que va a hacer negocios. Es el que está más preocupado por aquello que le proporciona beneficio, que por aceptar una invitación a vivir la alegría de servir a los demás.

Descubrimos por tanto que el Reino tiene otra lógica: es para todos, buenos y no tan buenos. No ofrece restricciones. No hay que “calificar” para entrar en él... El Reino es para todos.


Jesús viene a decirnos con hechos y palabras que Dios no quiere que nadie se quede fuera de esta fiesta de la vida compartida en comunidad, celebrada en comunidad, amada en comunidad. 

Quizás no te sientas perfecto, magnífico, el mejor, pero el Señor también te llama a ti… ¿Te sumas al banquete? ¡Vístete de fiesta!

Oración:
Señor de la Vida, Tú nos has preparado desde siempre una fiesta y nos quieres reunir en torno a tu mesa para participar en tu misma vida. Te damos gracias por llamarnos por medio de Jesús, tu Hijo. Que tu Espíritu nos haga estar siempre atentos y disponibles para continuar recibiendo tu invitación a ser personas nuevas, para poder entrar en la fiesta de tu Reino. Sírvete de nosotros(as), si lo deseas, para continuar llamando a los hermanos al banquete de tu Reino.

Hna.Mª Dolores Morillas Fernández.
hna.mdolores.lapresen@gmail.com

Comentarios

Entradas populares de este blog