Evangelio del Domingo 29º del Tiempo
Ordinario. Ciclo A


Pincha sobre la imagen para acceder al texto del Evangelio
Comentario al Evangelio.

Cuántas veces nos sucede que, acudimos a la oración buscando que Dios nos solucione la vida, recurrimos a la lectura de su Palabra para encontrar en ella algo que nos serene, que nos oriente, que nos ilumine… esperando escuchar aquello que nos conviene, casi diciéndole a Dios lo que tiene que decirnos.

En el evangelio de hoy, vemos que los discípulos de los fariseos sabían bien quién era Jesús, y que su palabra era conforme a la verdad.  Estos se acercan a cuestionarlo, pero cuál es su sorpresa que, a su pregunta maliciosa, Él les responde con toda claridad:  “pagadle al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios”.

Cuando le preguntes al Señor qué quiere de ti, no caigas en lo que cayeron los fariseos, y busca en verdad su respuesta sincera, Él te enseñará el camino.

¿Te atreves a preguntarle, cara a cara al Señor, a que te llama en la vida? ¿qué espera de ti? ¿cuál es tu llamado, tu vocación?

Da el paso, no tengas miedo y pregúntale.  El Señor mira el corazón, conoce tu interior.  ¿Quién mejor que Él te conoce y sabe lo que dará sentido y plenitud a tu vida?

Oración:
“¡Te necesito, Señor!, porque sin Ti mi vida se seca. Quiero encontrarte en la oración, en tu presencia inconfundible, durante esos momentos en los que el silencio se sitúa de frente a mí, ante Ti. ¡Quiero buscarte! ( Teilhard de Chardin)

Hna.Mª Dolores Morillas Fernández.
hna.mdolores.lapresen@gmail.com

Comentarios

Entradas populares de este blog