Nuestra historia en tres pasos. 2º Paso


Esta semana nos adentramos en la  celebración del 137 aniversario de nuestra congregación
12 de Octubre de 1880.

2º Está claro, desde los orígenes, que la comunión, la “común unión” de las hermanas en Cristo, ha de ser un rasgo bien acentuado en las hijas de Maximiano y Teresa.
Nuestras primeras constituciones no dejan lugar a duda: «Ante todo habrá entre vosotras vida común la más perfecta… cuando hagáis los votos los haréis también de vida común»
Esta condición no es secundaria para nosotras. Nuestros fundadores encontraron serias dificultades para llevar a cabo el proyecto de la nueva fundación. Esas dificultades lejos de asustarlos les ayudaron a esclarecer que estaban respondiendo a una llamada clara de Dios. Pensar en la vida común como rasgo esencial de la nueva familia religiosa siempre les produjo mucha alegría. Uno de los signos que Dios pone en el corazón de quien anda por sus senderos.
 La madre Teresa escribió poco y entre lo poco expresó: «apetece más obrar poco y pequeño en la vida común que mucho y grande en la vida particular».


Hna. Mª Dolores Corral.

Comentarios

Entradas populares de este blog