Nuestra querida Congregación.

Maximiano Fernández del Rincón comenzó a pensar seriamente en la posibilidad de fundar una Congregación de Religiosas dedicadas a la tarea de la educación, porque sentía y le dolía profundamente la poca formación y cultura que en su época se le daba a la mujer. Dada la poca preocupación de la sociedad civil al respecto, creía, como otros muchos creyentes, que la Iglesia debería asumirlo.
Sentía que era Dios quién le inspiraba a realizar esta obra, pero era consciente de los pocos y pobres medios que tenía, además no era fácil actuar con el estilo o nivel que tenían las congregaciones religiosas destinadas por la Iglesia a la misión educativa, en una época en la que casi no existían más que Congregaciones y Ordenes solamente dedicadas a la contemplación.
Como otros fundadores de su época, Maximiano deseaba aunar la CONTEMPLACIÓN Y LA ACCIÓN, es decir no romper radicalmente la vida de clausura pero debía adaptarla a la actividad que suponía la misión educativa.
Por eso insistió en la doble tarea de la Congregación: ser contemplativas en la misión apostólica encomendada por la Iglesia: la educación cristiana de las niñas de todas las clases sociales.
En la actualidad, nuestra Congregación quiere ser fiel al deseo de Maximiano y también de Teresa, ser mujeres consagradas que aúnan en su vida la Contemplación y la acción, adaptando nuestra misión a este tiempo, a las necesidades de hoy y dirigida a todas las clases sociales. ¿Te gusta la propuesta?

Hna. Ada Vaudagna.

adapvm@hotmail.com

Comentarios

  1. me parece bien que este trabajo tan bonito como es el de servir a Dios este aun vigente e incluso se adapten a la sociedad actual. Sigan asi!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog