SOLEMNIDAD DEL CUERPO Y LA SANGRE DE CRISTO- CICLO B

CUESTIÓN DE AMOR

Pincha en la imagen para acceder al Evangelio.
Los momentos más auténticos, especiales y profundos suelen acontecer en la intimidad; son aquellos que nos tocan desde dentro, dejando una huella que permanece, un trazo imborrable, que nos hablan de un “para siempre”.

Hoy el Señor Jesús, nos pide que le preparemos un lugar para revelarnos algo de suma importancia.  Se nos acerca y presenta en su Cuerpo entregado y su Sangre derramada.  Es el mayor signo de amor que pudo dejarnos, se entregó totalmente, sin reserva alguna, y nos dejó a sí mismo, con todo lo que es.  ¿Alguna vez experimentaste un amor así?

Pero lo mejor no acaba aquí, la historia sigue, y su presencia se hace palpable en su cuerpo vivo, sufriente y doliente de nuestros hermanos más vulnerables, necesitados, y abandonados.  
Reconócelo en los templos vivos que dormitan en las calles, en las maletas que transportan sueños rotos, en aquellos que buscan hogares de cercanía y en los que perdieron la esperanza y los días.  Y cuando lo hayas reconocido, adórale y ámale en ellos, para después, agradecido, lo recibas en su Eucaristía.

Hna.Mª Dolores Morillas Fernández.
hna.mdolores.lapresen@gmail.com

Comentarios

Entradas populares de este blog